Messi, el primero

Leo Messi resolvió su enésimo Clásico de la Liga en un momento tan inesperado que, tratándose de él, resultó del todo previsible. La última década del fútbol mundial se ha caracterizado por retorcer las leyes del juego hasta concluir una sentencia que jamás puede ignorarse: lo primero siempre es Él. Encontrar acomodo a Leo es más rentable para su entrenador que hallar la estabilidad de su colectivo; incordiar durante hora y media al “10” sale más a cuenta al técnico de su adversario que desatar el tope del potencial de sus chavales. De ahí que fuera tan ventajoso para el Barça visitar el Santiago Bernabéu con la piel de cordero. Aplicar la lógica se disfraza de tentación, y un análisis estrictamente racional anima a buscar a los azulgranas arriba y provocar que suceda el mayor número de cosas posibles, porque la sensación es que, ahora mismo, falla más que acierta. Pero no puede (o no debe) afrontarse con escepticismo la batalla contra un Dios demostrado; en el momento en el que se olvida el principal axioma de la religión esférica, el infierno quema cualquier paraíso. En el fútbol, lo primero es Leo Messi.
Encontrarás las novedades sobre camisetas de futbol de clubes y selecciones.
No obstante, cabe reseñar que el párrafo de presentación no se escribe en base a lo de ayer, sino tras años de recopilación de datos. Si un analista se abstrae de la experiencia y se centra sólo en lo que ocurrió anoche desde las 20:45 hasta las 22:30, encontrará infinidad de motivos para justificar, o por lo menos entender, el planteamiento de Zinedine Zidane. Su Madrid salió con el chip más agresivo del que dispone pero también con el más desenfadado, hasta el punto de que, por primera vez en mucho tiempo, desentendió de labores defensivas a la BBC por completo, que es algo que no acontece prácticamente nunca, ya que a Gareth Bale lo implica en la defensa -formando el 4-4-2 sin balón- incluso cuando visita al colista de la tabla.

No fue el caso. Bale, Benzema y Ronaldo, que comenzaron el encuentro desplazados a la banda izquierda (¡los tres a la vez!), se quedaban arriba esperando abastecimiento mientras el triángulo de la medular -Casemiro, Modric, Kroos- presionaba casi hombre a hombre a Messi, Iniesta y Rakitic respectivamente. La presión, al involucrar sólo a tres jugadores de manera realmente activa y abarcar demasiados metros, parecía bastante deslavazada, pero en aquellos primeros minutos surtió efecto debido al pobre desempeño de los azulgranas, que apenas se sentían seguros tocando el balón, lentamente, en las inmediaciones de ter Stegen.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Puede decirse que el Madrid no estaba convenciendo a casi nadie y que, sin embargo, si fuéramos unos recién llegados ignorantes de la existencia de Messi, habría convencido a la mayoría de que iba a ganar el envite sin sudar de más.

Pero pronto, el Barça entró en el partido aprovechando las ventajas que se le habían otorgado. La más clara estribaba en la soledad de Jordi Alba en el sector izquierdo. Al salir Zidane sin un extremo derecho ni nadie fijado en aquella zona, y al enfocar además a Modric a un trabajo específico sobre Iniesta, Alba se veía desmarcado jugada tras jugada y acababa recibiendo sin trabas los envíos de un ter Stegen estratégico, que amén de coleccionar paradas magníficas, articuló la salida desde atrás de los de Luis Enrique con bastante madurez y atino en la medición de riesgos. Así descubrieron los azulgranas que se podía cruzar la línea divisoria, en lo que fue el preámbulo del comienzo de la gran explosión: Leo Messi contra Carlos Henrique Casemiro.

El Siempre va a estar

La eliminatoria que enfrentó al Real Madrid frente al Bayern Munich puso de relieve que entre tanta calidad, y en temporadas tan largas donde los estados de forma varían, figuras menos protagonistas pueden serlo en un momento determinado. En el Bernabéu, Marcelo y Carvajal tocaron la pelota más que nadie en las filas blancas, convirtiendo las bandas en un permanente lugar de encuentro en el que apoyarse o desde donde desequilibrar. En concreto, la banda derecha del Real Madrid esta campaña tiene una historia que contar, que involucra a dos de los mejores futbolistas del plantel, Gareth Bale y Luka Modric, los cuales no pasan por su mejor momento. Para que eso no se haya notado tanto, un paso adelante. El de Daniel Carvajal, que en el día de hoy podría tener hasta cuatro compañeros diferentes.
Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
Debe puntualizarse el crecimiento que ha llevado a Carvajal a ser capaz de interpretar como escudero tanto como mostrar un talento ofensivo y defensivo de primer orden, tan constante como determinante en muchos lances del juego. Su conocimiento de la posición, su continuidad en el equipo y su competitividad, labrada con dos Copas de Europa, le sitúan como un integrante destacado de la versión más completa de su equipo, que hoy tendrá ante el Barcelona la posibilidad de acercarse a un nuevo título de Liga. Sin estar asegurada la presencia del crack galés en el ‘XI’ de Zidane, el acompañante en la derecha del lateral puede pasar por tres opciones.

Una de las principales virtudes de Carvajal, extensible a los grandes laterales de hoy en día, es entender el protagonismo, sea suyo o de alguien superior que se sitúa por delante de él. Así ha sido con Gareth Bale, quien en este curso, principalmente después de su lesión, ha ejercido de hombre relevante sin tener protagonismo ni iniciativa en el juego, quedando no solo aislado sino fijando y abriendo en banda derecha. Para Zidane, la altura ofensiva de su lateral es una situación derivada del juego y no desde el inicio del mismo, pues quien suele dar amplitud en casi todo momento es el que juega por delante. Por eso, para Carvajal sería muy diferente el partido que dispute dependiendo de quien elija el francés en caso de que Bale parta desde el banquillo.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
La primera opción podría ser Isco, el más centrocampista de todas las opciones cuyas zonas más naturales se encuentran en el lado opuesto. Esta configuración recomendaría la versión más completa de Carvajal. Por un lado, Isco puede reforzar y ayudar a Modric a encontrar puntos de asociación que traten de recuperar su mejor nivel. Ahí, el ‘2’ se ha mostrado a la altura técnica y táctica, dando muestras de su progresión en la gestión del juego madridista, como apoyo y desahogo. Al mismo tiempo, también es esta elección la que le otorga un papel mucho más crucial en términos de profundidad, siendo el encargado de aparecer al espacio y ofrecer centros al área. Con Isco, Carvajal tendría que estar y llegar.

Busquets vs Zidane

El modesto nivel de Busquets ha sido objeto de debate desde que empezó la temporada. Un futbolista de teórica talla mundial no ha sido capaz solucionar con regularidad ninguno de los problemas que han dificultado el día a día de su equipo, ni con balón ni sin él, si bien supo completar un puñado de noches notables que hicieron descartar la mayor: su bajo rendimiento no se debía a una supuesta falta de forma física. La caída de Busquets no es tal cosa propiamente dicha, pues él sigue siendo el de siempre, sino la consecuencia más negativa de la ya casi total transformación táctica -y estilística- del FC Barcelona.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
En lo vinculado a él, lo más llamativo radica en su nueva (y rara) dinámica de movimientos. Sergio sólo ocupa la base de la jugada durante la fase de salida de balón. En esos primeros pases, sí se implica con Umtiti y Piqué para intentar que el Barça progrese con la posesión controlada, pero en cuanto se supera ese trance, Busquets desaparece de la zona de pivote y se sitúa dos escalones más arriba, a menudo por delante de los dos interiores, con, se intuye, la tarea de presionar arriba de la manera más inmediata posible en el momento de la pérdida de la pelota. Su peso en la gestión del juego es ínfimo, habiendo bajado su número de pases/partido de 86,5 a 52,9 en sólo cinco años (un 40% menos de participación). En relación al curso pasado, el descenso es de 17,1 pases por cada 90 min (25% menos de presencia).

Esto está teniendo un impacto anímico en el de Badía que se traduce en datos tan interesantes como potentes. Valorando los del propio Busquets y los de Mascherano, Gomes y Rakitic cuando han ejercido de pivote en este curso, Sergio es el penúltimo en pases completados y el penúltimo en porcentaje de acierto en los mismos, con Mascherano y André superándole en ambas disciplinas. A su vez, es el que menos rédito obtiene de la nueva posición adelantada del mediocentro en este esquema, pues es el que menos ocasiones crea de los cuatro candidatos quedándose incluso por debajo de un especialista defensivo como es el Jefecito. El argentino crea una ocasión cada dos partidos y Busquets, menos de una cada tres encuentros.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
El haberse visto desplazado del juego afecta a su confianza. No es lo mismo marear a quien tiene que ganarse una importancia que a quien cree, escucha o sabe que ya se la ganó.

En cualquier caso, donde más se resiente el aporte de Busquets es en la transición ataque-defensa. La posesión culé rara vez alcanza una calidad como para que el rival se desordene antes de recuperar el balón, lo cual le permite salir fácil a la contra, superar la altura de Sergio y agujerear al Barcelona por el callejón que queda entre sus dos interiores.

Consciente de que su sistema nunca ha sido perfecto en esta fase y amenazado por la calidad que le presume al contragolpe del Real Madrid, Luis Enrique siempre ha matizado su propuesta cuando se ha enfrentado al equipo de Ronaldo, dirigiéndola más a una posesión defensiva de resultado desigual: cuando los blancos han necesitado la victoria, se han precipitado a la hora de presionar, Busquets y cía lo han bailado y se ha llegado hasta el punto de una victoria azulgrana en el Santiago Bernabéu por 0-4 sin el concurso de Messi.

Errores que castigan

La andadura de Juan Carlos Unzué como entrenador del RC Celta de Vigo no ha arrancado de la mejor de las maneras posibles. Su equipo ya está logrando poner en práctica varios de los conceptos sobre los que debe estructurar su futuro, sobre todo en la salida de balón, pero continuamente se está encontrando con un problema que le está penalizando en exceso: los errores individuales atrás.
No es algo nuevo en Vigo. A pesar del gran trabajo de Berizzo a la hora de cuidar la competitividad individual y colectiva de todas las líneas, ya el año pasado este problema lastró sobremanera al Celta en Liga. Pero lo que está sucediendo esta temporada va más allá.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
Errores en salida (1-1 Real Sociedad o 1-0 Espanyol), problemas de marcaje (1-2 Real Sociedad o 1-1 Betis), despistes técnicos (1-3 Real Sociedad), falta de tensión (2-1 Betis) o, directamente, fallos que engloban varios de estos apartados, como el 1-1 del Geta ayer. Son demasiados, sobre todo por no estar vinculados de ninguna manera con lo que va sucediendo en el partido. Cierto es que los errores en salida son una consecuencia derivada del modelo, que se asume que es un peaje que todo equipo así debe pagar y que incluso va a restar en fases como en la primera parte del Espanyol, donde a pesar de tener un 63% de la posesión de balón el Celta fue muy dominado, pero el resto de problemas no responden más que a temas individuales de futbolistas que, en todo caso, tienden al error.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Jonny Castro lleva dos temporadas sufriendo un cambio de perfil que en su caso parecía del todo natural. Gustavo Cabral, a pesar de ir ganando en experiencia, no ha ganado ni control sobre su juego ni control sobre los rivales. Andreu Fontàs, tras la lesión, siempre ha dejado a deber. Sergi Gómez siempre ha tenido como debe la falta de contundencia en ciertas acciones. Y Sergio Álvarezlleva más de dos temporadas con uno de los balances más negativos de la categoría por el exceso de fallos y, sobre todo, la falta de aciertos.
El partido de ayer dejaba, hasta el minuto 85, un bonito debate acerca de las diferencias entre el Celta de Pablo Hernández y el Celta de Daniel Wass, pero el tanto de Ángel Rodríguez volvió a poner el foco en las áreas. Mientras Maxi Gómez está consiguiendo convertir cada balón que se pasea por el área pequeña en un motivo de celebración para Balaídos, Sergio no está consiguiendo minimizar un problema endémico del que también es parte. Porque cada vez que un equipo pincha al Celta de Unzué, éste se desangra hasta cuando no hay ningún motivo futbolístico más para ello.
Dio una auténtica clase táctica que demuestra que o bien el equipo no está suficientemente trabajado, o el equipo no dispone de los elementos para jugar la táctica que se pretende o bien que los rivales saben como contrastar perfectamente este tipo de juego y que no disponemos aún de variantes de juego lo que enlaza con el primer punto. 

Sentie espero y Zidanne cambio todo

El Real Betis obtuvo una victoria en el Santiago Bernabéu de las que valen más de tres puntos. Por la manera en la que fue labrada, proporcionará a Quique Setién un crédito de cara a su vestuario que le permitirá trabajar en condiciones favorables sobre una materia prima dócil y deseosa de ser esculpida. El fútbol tiene estas cosas; el proyecto recibió su mayor refuerzo justo en el día donde menos pareció poder hacer. Zinedine Zidane, con dos cambios de efecto muy negativo sobre los suyos, dotó de sentido lo que durante los 70 minutos previos fue una apuesta de dudosa o baja competitividad.
Encontrarás las novedades sobre camisetas de futbol de clubes y selecciones.
El Betis entró al campo como si su “gol” fuera sacar el balón jugado desde atrás. Todo parecía enfocado a ello y otorgaba al Madrid una iniciativa muy automática y sencilla: si los visitantes lograban su objetivo, se plantaban en campo contrario sin ventaja y esgrimían un ataque que hacía poco daño a Casemiro, Ramos y Varane; si fracasa en superar la media presión blanca, sufrían un ataque desde posiciones adelantadas que solían acabar exigiendo a Antonio Adán. El único peligro real de de los de Setién se producía tras salidas más directas donde la talla y el desgaste de Toni Sanabria y Fabián Ruíz dejaban la bola dividida y permitían atacar con espacio.

En cualquier caso, la actuación del Madrid tampoco estaba siendo positiva. Su superioridad se basaba en el gran ejercicio expuesto por Sergio Ramos y Luka Modric, que superaban líneas con pases y conducciones y aumentaban la peligrosidad del Madrid. Ellos eran el ritmo. Por lo demás, la extrema ineficacia de Carvajal y Marcelo por los costados, la espesura e imprecisión de Isco y el hecho de que Cristiano y Bale se enfocaron sólo en el remate y estrecharon en exceso el frente ofensivo local, derivaban en un ataque previsible y carente de magia que entre el dominio aéreo de Feddal, Mandi y Javi García y la espectacular noche del portero Adán abortaban con relativa suficiencia.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Superado el descanso, Zidane re-ajustó determinados movimientos y el Real se hizo mucho más fluido y rítmico. La principal novedad radicaba en las rutinas de Cristiano y Bale, que se volvieron mucho más externas, re-fabricando espacios que metieron en el juego a empujones a Marcelo, Carvajal e Isco pese a que la inspiración no le había vuelto a ninguno de los tres. De ahí en adelante, los locales activaron los tres carriles, desbordaron al Betis y, sobre todo, le encerraron sin opción de salida -más allá de una descoordinación entre Marcelo y Ramos en una salida directa que dejó a Francis en semi-mano a mano frente a Keylor-. En esas, el gol -los goles- del Madrid parecían una cuestión de tiempo y el del Betis, algo harto improbable. Pero entonces, se lesionó Marcelo y a Zidane se le atragantó el remedio.

Inmerso en prisas impropias de una jornada 5, el entrenador francés no supo descifrar el reto de estar obligado a ganar, ir empatando y perder un recurso ofensivo de calidad, así que buscó una revolución táctica que permitiera desde la sorpresa compensar la pérdida que implicaría quitar a Marcelo del verde.

Munain hasta Griezman

No hace mucho, aunque va alejándose ese tiempo, el Atlético se analizaba en base a lo que mostraba la fase que más le definía. Lo que hacía en su campo tenía un significado más valorado y desde allí se construían las victorias y la confianza. He visto bien a mi equipo, cuando Simeone respondía, no era sino el reconocimiento de que la defensa posicional garantizaba muchas cosas. Más allá del desacierto, la idea miraba más a cómo defendía su propia mitad. En ese traspaso de importancias, el Atlético ganó recursos arriba y cedió fiabilidad atrás.

Ayer, Simeone se fue muy satisfecho de San Mamés tras su victoria ante los de Ziganda y a tenor de su once inicial y lo que sucedió en la segunda mitad, los análisis parecen tener una visión algo matizada con respecto al pasado. En el feudo vizcaíno, el Atlético venció más por lo que hizo en campo contrario, motivo por el que podría decirse que ver bien al Atlético tiene más en cuenta su capacidad para generar situaciones de gol y un ritmo ofensivo adecuado, ágil pero equilibrado, que comprobar su seguridad defensiva.
Descubre las camisetas de Fútbol de las selecciones del mundial 2018,llevatelas al mejor precio
Con Thomas y Saúl en la medular, el Athletic de Bilbao expuso ciertas dificultades colchoneras a la hora de mantener fundamentos básicos de su defensa organizada. El futbolista que se erigió por encima de todos para recibir, descargar y profundizar fue Iker Muniain, el tipo de futbolista que a los jóvenes mediocentros rojiblancos les cuesta tener vigilado y controlado. El menudo jugador navarro, en un estado de forma y rendimiento que parece haber llegado para quedarse, con un grado de iniciativa y conciencia muy alto, incidió en el lado de Thomas y la espalda de Saúl.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
El Atlético fue muy girado en cada recepción de Muniain, que se juntó con Balenziaga, Raúl e Iturraspe o San José para distraer, romper a portería y superar con facilidad la primera línea de cuatro del rival. Thomas y Saúl rara vez mantenían altura, saliendo a por la pelota en lugar de proteger su espacio, y si lo hacían, transmitían la sensación de que sólo podían ser útiles dentro del área, como ya ocurrió ante el Valencia. Al Athletic le fue relativamente sencillo ganar línea de fondo y meter hombres en la zona de Oblak.

Lo que ocurrió en la segunda parte, después de una primera que terminó muy abierta, como reclamando un punto de inflexión que no llegaba, es que el Atlético, que ya había encontrado ciertas oportunidades en la zona de Unai Nuñez, con gran potencial sacando la pelota pero aún verde midiendo el riesgo, demostró que tiene una calidad más que notable cuando el primer gesto cerca de la frontal tiene éxito, desde ahí, todos los jugadores saben moverse y asociarse en una acción seguida de otra, no tiene miedo a juntar a muchos, liderados por Griezmann, para crear ocasiones de gol. Es, quizás, la circunstancia que define mejor la virtud, antaño otra muy distinta, a este Atlético: es muy bueno creando ocasiones de gol.

Messi y la liga

Tras dos pinchazos consecutivos, el FC Barcelona visitaba uno de los estadios más difíciles de la Primera División. En España, la SD Eibar representa algo similar a lo que hace unos años suponía el Stoke City de Tony Pulis en la Premier League, en el sentido de que propone un reto diferente a los otros 19 que plantea el campeonato y que exige una adaptación que sólo valdrá para un día de los 38. Y con un extra: además, el de José Luis Mendilibar es un gran equipo.
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
Para medirse al líder, el vasco optó por un formato menos utilizado que otros pero en el que, tanto él como el club, creen muchísimo: el 4-4-1-1 con Joan Jordán como segundo delantero. El canterano del RCD Espanyol ofrece un extra de pausa y capacidad de control -no exenta de llegada- y además comulga de maravilla con la identidad presionante que hay que encarnar en Ipurua, y a partir de su colocación, supo alterar la altura en el campo de Sergio Busquets para forzar una desconexión entre el primer y el segundo escalón de los azulgranas y, de forma indirecta, pérdidas en su salida de balón que se convirtieron en ocasiones para Inui, Orellana y Kike García. El Eibar supo propiciar un arranque donde de verdad opositó a adelantarse en el marcador. Sólo le faltó… un poco más de calidad.
Y perdonar no estaba permitido porque el Barça no salió a verlas venir. El Eibar le puso en problemas por su nivel como equipo, no por el factor sorpresa como sucedió hace dos partidos contra el Sevilla FC de Montella. Para empezar, Valverde enfatizó la importancia de dos de sus piezas y cambiando el rol táctico de otro par. En lo individual, Sergi Roberto y Luis Suárez sabían que el grupo iba a necesitar un extra de ellos. El lateral, a partir de conducciones interiores, fue un factor a destacar a la hora de eliminar la presión de los locales. De hecho, su superioridad sobre Inui en las cuatro fases del juego resultó muy importante de cara a voltear la inercia del partido. Del mismo modo que la escandalosa -por calidad y cantidad- actividad de Luis Suárez sembró dudas en Ramis (Lombán) y Arbilla en lo de defender hacia delante porque el riesgo de dejar a Suárez desmarcado contra Dimitrovic era latente.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
No contento con comprometer a los jugadores oportunos, Valverde modificó la colocación de sus hombres durante los primeros pases para que sus ataques, que iban a ser menos en número, fueran más precisos y determinantes. En pos de ello, permutó las alturas habituales de Paulinho (que permaneció en el centro del 4-1-3-2 pero se quedó más abajo) y Rakitic (que permaneció en la derecha pero bastante más adelantado que su homónimo de la izquierda Iniesta). El croata está en el mejor momento de su carrera en lo referido a peso en la elaboración y el control del juego, mas no se debe olvidar que él alcanzó la élite como lanzador de contras. Y si bien el Barça no iba a jugar a la contra, no era menos cierto que eso el hecho de que, contra una presión como la de los de Mendilibar, los ataques son rápidos y con posibles espacios a la espalda de la zaga.

Sydney FC 2017-18 Puma Kits

El Sydney FC de Australia se une a los estrenos de Puma el día de hoy y lanzó sus nuevas equipaciones para la temporada 2017-18 de la A-League en un evento al que se sumó el Arsenal con su tercer uniforme, quien está de gira por la ciudad y disputará junto al equipo australiano un amistoso en el que ambos estrenaran sus uniformes.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Pasando a lo que son propiamente los uniformes del equipo australiano, el uniforme de local presenta el tradicional color celeste del club con una camiseta cuyo diseño recuerda al que usó precisamente Arsenal la temporada pasada con las mangas en azul marino y la franja vertical en el centro, en un uniforme que se completa con shorts y medias celestes. Los otros dos uniformes también llevan el mismo diseño; el visitante con blanco como base y celeste en mangas y shorts, mientras que el tercero se presenta completamente en azul marino.

Mercurial Vapor Superfly III de Nike: “White Blue”.

Pocas series de zapatillas han sido tan alabadas como lo son las Mercurial de Nike. Un estilo que ha entregado bota tras bota de excelente calidad y que favorecen cualquier estilo de juego de cualquier jugador, por más ágil o agresivo que sea.

Por ello, las Mercurial han gozado una aceptación a nivel mundial, siendo llevadas en todo el mundo y en todo ámbito. Desde jugadores profesionales, que explotan el confort y diseño para potenciar sus habilidades, hasta niños y jóvenes que juegan por diversión y adoran el diseño y el cierto “lujo” que conlleva vestir un par de estas botas, son pocos los apasionados del fútbol los que no han disfrutado esta marca y esta serie de calzados.

En esta ocasión, hablaremos sobre las Vapor Superfly III de las Mercurial de Nike, llamadas también “White Blue” por su elegante y fresca selección de colores que la adornan. Estas botas se presentan, como podrás adivinar, en colores blanco y azul eléctrico, dándoles un aspecto bastante fresco y fácil de combinar.
Todos los artículos de fútbol camiseta,buzos, zapatillas y botas, sudaderas y mucho más
En cuanto a diseño y propósito, estas zapatillas favorecerán a aquellos que optan por un estilo de juego veloz, gracias a su sistema de tracción que ofrece un excelente agarre, velocidad y precisión en campos donde la hierba es corta, para que puedas volar en cada juego.

Comenzaremos hablando del diseño y la forma. No hay demasiada diferencia con las otras botas de gama Mercurial pues “si no está roto, no lo arregles”. Es el clásico diseño alargado y estrecho a los lados que garantizan la mejor adaptabilidad y ajuste a cualquier pié, siempre que se opte por la talla correcta, cosa muy importante a la hora de adquirir botas deportivas.

Lo alargado y delgado del calzado ofrece, pues, un carácter altamente aerodinámico y sumamente confortable para que, como su intención indica, puedas moverte a la mayor velocidad posible a través del campo de juego y puedas evadir con mínimo esfuerzo a cualquiera.

En la suela tendremos los clásicos tacos o medias suelas. El tenis descansa sobre las del talón y las del medio, dejando las punteras curiosamente elevadas. Puesto que se trata de un calzados para terrenos de corta hierba, los tacos son bastante cortos para una mayor comodidad durante el juego, ofreciendo un excelente balance y tracción.

En cuanto al acabado estético, el “White Blue” explica absolutamente todo sobre el calzado.

Toda la bota se encuentra permeada de un color blanco algo metalizado, que la hace lucir veloz y moderna. Los detalles se encuentran en color azul eléctrico que, además de aportar la sensación de frescura y modernismo, inspiran motivación y expresan energía.

En este azul podremos apreciar los detalles como las franjas en el lado interior del calzado y en la parte del talón, que también se adorna con unos trazos del color.

Por último, en cuanto a logotipos y nombres, no son más que dos los que apreciaremos, todos, por igual, en el mismo azul. Primero está el más resaltante y se trata del logo de Nike que se centra en la puntera, como es ya tradición de la marca, y se va hasta el final de las agujetas. Por último, podremos observar “MERCURIAL” en un tamaño bastante diminuto cerca del talón.

Las agujetas y los tacos contrastan perfectamente con el resto del calzado, adornandose con un color verde fosforescente.