Si Griezmann no la toca

El Atlético de Madrid desarrolló a principios de temporada una idea basada en el fútbol ofensivo desde la asociación que convirtió a los rojiblancos en uno de los equipos más disfrutables de Europa para el espectador medio. Sin embargo, los resultados no estuvieron a la altura de la expectativa generada por su juego, y Simeone decidió dar un volantazo quizá alertada por el escepticismo de hombres tan importantes como el capitán Gabi Fernández. Pareció sorprendente porque daba la sensación de que los pinchazos habían sido mero fruto del azar, de que el balance de ocasiones a favor y en contra sonreía demasiado al Atleti como para que la suerte no girase y comenzasen a caer las victorias, pero incluso así, el Cholo renunció. Anoche, contra el Villarreal CF, se pudo comprender mejor por qué.
Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
Aquella identidad combinativa se construía sobre dos pilares individuales que fueron el santo y la seña: Koke como segundo pivote, aportando un extra de salida, creatividad y control en la sala de máquinas, y un Griezmann dotado de libertad absoluta que visitaba cualquier zona del campo para ofrecer líneas de pase y mejorar la circulación del balón. Todo en beneficio de la fluidez. El problema residía en que, cuando la superestrella francesa queda demasiado enfocada a generar juego, sus primeras intervenciones se localizan muy, muy lejos del área de finalización, haciendo que el mayor volumen de ventajas ofensivas originadas tengan a otros de sus compañeros como cobradores del frac que van a que les paguen la factura del gol. Dicha circunstancia implica que el Atlético crea menos ocasiones de las que su fútbol sugiera, que estas son menos claras y que se resuelven con muchísima menos precisión. La irregularidad de Gameiro -llamado a ser un delantero de más de 20 goles- capó la idea y Simeone supo verlo relativamente a tiempo.

Contra los de Escribá, Koke volvió a asumir el peso de los primeros pases, Filipe Luis creció para dominar a su lado y el Atlético logró establecer la posesión en campo contrario para que Griezmann, con la hiperactividad propia de un demonio juvenil, revolucionara las jugadas con apoyos, desmarques, descargas, cambios de ritmo y resto de acciones de su maravilloso repertorio; consiguiendo girar el durísimo sistema defensivo del Submarino. Hasta 23 disparos sumaron los colchoneros, pero sólo un 17% de ellos en botas de su gran killer. Y así, la portería de Andrés Fernández nunca fue batida.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.

Eso depende del contexto (en este caso, su equipo). Si su juego permite a otros marcar goles (y diferencias) puede que su versión asociativa sea la más productiva. Pero si su equipo adolece de claridad ante el gol, su aporte en ese sentido sería más trascendente.

Al final pasa con todos los jugadores: aunque uno sea un “Top player”, el contexto de tus compañeros marcarán la productividad de tu desempeño.

Solo Messi es capaz de crear el juego y asegurar casi 50 goles al año.
Si Griezmann hiciera eso dejaría de ser mortal, como Messi.